Galerías Velvet

«Velvet» juega en otra división


El pasado lunes se estrenaba la serie de la que todo el mundo hablaba y de la que poco se conocía salvo las pocas imágenes que Antena 3 nos dejó ver a lo largo de las últimas semanas.  Llegó a ser Trending Tópic el sábado en el que Antena 3 anunciaba su inminente estreno en su prime time del lunes.

Muchos pensaron que Antena 3 programó a última hora para recuperar la audiencia que, previamente, Telecinco le había quitado al “Lolita” con su “Príncipe”. Lo cierto, es que es verdad, pero pongamos , de una vez por todas, los pies sobre la tierra. Las dos son cadenas privadas, son empresas que lo único que quieren son beneficios, y cuanta más audiencia, mayor serán sus ingresos en publicidad. Eso es así.

El caso, es que “Velvet” se estrenó y lo hizo ante la atenta mirada de más de 4,8 millones de espectadores, el dato más importante conseguido hasta la fecha por su productora responsable, Bambú producciones. Pero, ¿por qué? ¿qué es lo que vieron los espectadores en la serie para quedarse hasta pasadas las 12 de la madrugada? No existe una única respuesta, ya que son varios los factores que han jugado a favor del proyecto del gallego Ramón Campos.

En primer lugar los dos protagonistas son dos cebos muy importante para el público español, son viejos conocidos de la ficción de nuestro país y ambos participaron en series que cautivaron a los espectadores como por ejemplo, “Sin tetas no hay paraíso”.

Otro factor muy importante es la trama – amor imposible – distanciamiento – reencuentro – problemas – con un final que seguramente ya sabemos. La historia está ya muy vista, pero gusta y mucho.

Las «promos», las imágenes que Antena 3 nos ha regalado durante las últimas semanas derrochaban calidad visual e interpretativa y eso ha sido un factor determinante para que el espectador no hiciese otros planes para el lunes a la noche que no fuera ver “Velvet”.

Todo esto jugó a su favor y en contra de su competencia más próxima B&b, de boca en boca serie capitaneada por Belén Rueda y Gonzalo de Castro.

Ahora bien, no importa que se haga una buena promoción o que los actores enganchen si  el día del estreno la trama falla y decepciona al público que no dudaría en cambiar de cadena. Eso no sucedió y desde el principio, «Velvet«, ha jugado con el espectador con sus saltos temporales entre futuro, pasado y presente presentándonos el “clímax” a los diez minutos de empezar la serie. Entre eso y lo que hizo Antena 3 suman la jugada perfecta. Más de una hora sin publicidad hizo que nadie se despegase del televisor y olvidasen por un instante que existía algo llamado “mando a distancia”.

También tuvo crtícas, lógicamente. Una de las más destacadas era el efecto pobre que tuvo la secuencia del accidente de Ana y Alberto. Muchos dijeron que hubiese sido muy fácil coger un coche antiguo y empotrarlo de verdad, sin necesidad de postproducción.

Puede ser, pero no sabemos las cuestiones de producción por las que han tomado esa decisión, y lo cierto – y esto ya es una opinión personal– es que ese efecto me recordó a las películas de los años 50 con su chroma que se notaba a kilómetros que no era real pero que tenía su encanto.

Presentada ya la trama principal, ahora solo queda dejar que la audiencia decida si se queda con el equipo que ya nos regaló joyas como “Gran Hotel”  o se vaya a ver como sigue la redacción de “B&b, de boca en boca”.