Una imagen vale más que mil palabras, y esta demuestra que Miguel Ángel Silvestre es un papá de diez.