Ana se vuelve a Nueva York y deja Velvet Barcelona en las mejores manos.