Jonás está nervioso por la llegada de Marco Cafiero, hijo de Enzo, a la dirección de las galerías.