Galerías Velvet

Ramón Campos: “Cada capítulo de ‘Galerías Velvet’ cuesta unos 500.000 euros”


Ramón Campos, productor ejecutivo y guionista de “Galerías Velvet”, habla para Cadena Ser sobre la serie más esperada de la temporada, que llegará en enero. Campos desvela el precio medio de cada capítulo y los motivos por los que Miguel Ángel Silvestre abandonó el proyecto que tenía con Telecinco.

En 2008 fundó -con su socia Teresa Fernández-Valdés– su propia productora, Bambú. Ramón se sigue definiendo, con mucho orgullo, como guionista. Afirma que el hecho de ser productor le ha permitido tener más control sobre los proyectos que crea. En pocos años, Bambú ha conseguido dejar en todas sus series un sello muy característico: series de gran factura estética, con tramas que coquetean con el culebrón, el misterio y la traición, pero con un halo de buen gusto que las envuelve, dando lugar a productos audiovisuales de un nivel muy aceptable de calidad.

Ahora, andan rodando su nuevo gran proyecto que se estrenará en enero: “Galerías Velvet” (Antena 3), con Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre liderando un reparto en el que también están José Sacristán, Aitana Sánchez Gijón o Maxi Iglesias.

¿Contra qué serie no te gustaría que compitiese “Galerías Velvet” cuando se estrene en enero?
No me gustaría que fuera contra “Cuéntame”. Tampoco contra “Hermanos”, ni contra “Alatriste”…

Miguel Ángel Silvestre llegó al proyecto de “Galerías Velvet” cuando estabais reescribiendo el primer capítulo. Él andaba metido en la futura serie de Telecinco, “Hermanos”. ¿Lo robasteis? ¿Cambió de aires porque quiso?
La historia real de todo esto es que nosotros contactamos con Silvestre cuando él termina contrato con Telecinco. Le propusimos nuestra serie. Nos dijo que sí, que le apetecía; pero quería comunicárselo a Telecinco primero, cosa que nos pareció, por su parte, muy limpio. Telecinco le pidió que antes hiciera otra serie con ellos, era “Hermanos”.

En ese impasse nosotros nos retrasamos. Tuvimos que reescribir los guiones de “Galerías Velvet” y nos dimos cuenta de que el rodaje de nuestra seria comenzaría más o menos cuando ellos acabarían de rodar la primera temporada de “Hermanos”, así que se lo volvimos a proponer. Él dijo que le apetecía.
Cuando Telecinco se enteró de que él tenía pensado hacer eso, lo echaron de “Hermanos”. Entonces ya quedó libre para hacer lo que quisiera.

Cuándo le despiden de “Hermanos”, ¿él tenía rodado algo ya?
No, iban a empezar. Estaban ensayando.

“Telecinco echó a Miguel Ángel Silvestre cuando supo que haría ‘Galerías Velvet'”

José Sacristán es un tipo que ama los buenos proyectos. No tiene problema en rechazar propuestas si no le gustan. Ahora, él ha comentado que “Galerías Velvet” es de lo mejor que le ha llegado últimamente. Como máximo jefe de Bambú, ¿cómo valoras estas palabras?
Pues muy bien. Nosotros llevamos desde 2007 queriendo trabajar con Pepe Sacristán. Hemos estado todos estos años ofreciéndole cosas y siempre decía que no. Por distintas circunstancias: o no lo gustaba el guion, o no podía porque tenía teatro… Ahora, por fin, ha dicho que sí.

Está disfrutando con el equipo, está muy volcado. Le encantan los directores que tenemos. Creo que él aprecia el buen trato que tenemos hacia el personaje, hacia el actor. Nuestros directores son directores que dirigen de verdad, como si fuera cine.
Hay un cuidado y un tempo, propio del cine, que en televisión es imposible conseguirlo. Él se ha encontrado que lo hacemos así y le ha sorprendido.

Hay una característica de Bambú, que no la suelen tener otras productoras -quizá sí Ganga, productora de “Cuéntame”- , y que es el configurar un reparto con gente muy mediática (en este caso Maxi Iglesias; en “Gran Hotel”, Amaia Salamanca, Yon González…) que te atrae a mucha audiencia y con gente muy reputada, buenísimos actores de siempre (como Concha Velasco o Lluis Homar en “Gran Hotel”, José Sacristán o Aitana Sánchez-Gijón en “Galerías Velvet”), ¿Qué es lo positivo de esta estrategia a la hora de hacer el casting de una serie?
Mezclas dos generaciones, dos tipos de interpretación… Atraes a un público joven, más ávido de televisión comercial… Y al mismo tiempo atraes a un público que no necesita esa televisión comercial pero le gusta ver algo con sustancia, una interpretación con carácter.

Creo que es una mezcla perfecta. En “Gran Reserva” la vivimos con Emilio Gutiérrez-Caba y Ángela Molina por un lado y con Paula Echavarría y Tristán Ulloa por el otro. Descubrimos que esa mezcla nos funcionaba muy bien porque los jóvenes se dejan guiar por los mayores.

Cuando hay un tipo de interpretación más superficial de algún joven, en cuanto le pones al lado de Pepe Sacristán, su peso es muy importante. Si tienes un chavalito de 18 años un poco alocado, ponle dos secuencias con Pepe Sacristán al lado y que la cague… Ya verás como no vuelve a cagarla: al día siguiente ya vendrá con todo chapado, con las pilas puestas…

¿Cuál es el precio medio de un capítulo de una serie española ahora mismo? ¿Se maneja en esas cifras “Galerías Velvet” o las supera?
El precio medio es de unos 400.000 a 500.000 euros por capítulo. Y “Galerías Velvet” se mueve en esos números. Como “Gran Hotel”.

Pero “Hispania” era más…
Cada capítulo de “Hispania” costaba unos 600.000 euros.

O sea, no manejáis las grandes cifras de otras productoras…
No. Nuestras series tienen un coste medio: no son baratas, baratas… pero no son series caras.

¿Cuál es la marca, el sello de distinción, que tienen las series de vuestra productora?
El guion; al final, todo nace desde el guion. También somos un equipo muy unido de profesionales, desde los guionistas hasta los directores. Con la mayoría de ellos hemos trabajado juntos desde “Desaparecida” (2007). Yo no tengo que decirle a mucha gente lo que tienen que hacer; todos saben lo que a mí y a Teresa (mi socia) nos gusta y cómo nos gusta.

El paso de ser guionista a montar tu productora y tener que preocuparte de otros asuntos de las que antes no te preocupabas, ¿se da para tener mayor libertad creativa?
Se da para tener mayor control; libertad tienes la que te permite la cadena, que es el cliente. Pero sí que tienes mayor control. Cuando se nos ocurre una idea y tengo claro qué look quiero para la serie, ese control no tengo que lucharlo con nadie. Yo he pactado con la cadena un look de la serie y, a partir de ahí, todo el mundo confía en mí para lograrlo.

Si no es tu productora, tienes que luchar con alguien para justificar por qué estás haciendo ciertas cosas. O algo tan tonto como poder tomar la decisión de gastarte o no más dinero del que tienes en una serie. Esa es mi decisión. No tengo que justificarlo ante ningún consejo.

“Es una historia de amor que hace tiempo que no se ve”

¿Qué va a enganchar de “Galerías Velvet”?
Que es una historia de amor que hace tiempo que no se ve. Te pondría el ejemplo de “Fortunata y Jacinta”, si nos vamos a la televisión nacional de hace años. Es una historia de dos amantes. No es la típica tensión sexual no resuelta de dos que se quieren, pero no pueden estar juntos. No. Es una historia de amor de dos personas que pueden estar juntas, pero el mundo y las circunstancias no se lo permiten…

Aunque pinta a ello… no es un culebrón, ¿no?
Culebrón es una maravillosa palabra. Antes se huía de este sistema. Nosotros sí lo utilizamos en nuestras series: argumentos por un lado y diálogos por otro. Los argumentos se hacen en casa, en las oficinas de Bambú, y los diálogos se hacen fuera.

Tienen elementos de culebrón, para enganchar. “Gran Reserva” los tenía. Y “Gran Hotel”… y lo digo con la cabeza muy alta. “Galerías Velvet” también los tiene, pero de una forma distinta. No es la parte oscura del culebrón, sino algo más fresco.

Un premio internacional como el del Festival de Seúl -a “Gran Hotel” como mejor serie-, ¿qué le aporta a vuestra productora? ¿Y a la ficción española?
El premio de Seúl, las nominaciones en el festival de Montecarlo… Mira, cuando fuimos a Cannes el año pasado, empezaron a pasar nuestras series a canales extranjeros. Cuando veían pasar “Gran Hotel”, les hacía un click: “¡Ah! ¿”Gran Hotel” es vuestra?”. Ahí el discurso es distinto. Ya no te ponen en tela de juicio porque ya has hecho “Gran Hotel”. Y eso pasa con otras series.

Si vamos haciendo series potentes, hacemos un frente común y la ficción española será vista con otros ojos.

¿Hacia dónde debe ir la ficción española en televisión?
Debemos evolucionar. Debemos intentar buscar, sin luchar contra el mercado porque es imposible luchar contra el mercado. Hay que buscar tramas que no sean las habituales.

Y como has dicho en alguna ocasión, no sólo hacer grandes series, también hay modestas series interesantes y que se deben hacer…
Exacto. Estamos saliendo fuera. La ficción española, como la americana, debe salir fuera: tenemos que ir a México, Argentina, EEUU, Gran Bretaña… Hay productoras que están haciendo acuerdos potentes en países extranjeros. Esa es una vía.

Aquí en casa, tenemos que hacer las series para nuestro mercado, pero sumándole algo novedoso. Que no sea lo típico, que el espectador no diga: “ah, otra vez”. ¿Un melodrama? Sí, pero con misterio -por ejemplo-. El ritmo de “Gran Reserva” sorprende en el extranjero, les llama mucho la atención que una serie con estos giros de guion sea para un canal generalista español de televisión pública.

Ese pasito no es un pasito loco: sé que me tiene que ver el público de La 1, pero le puedo sumar cositas.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!