Galerías Velvet

Espectacular avance de “Galerías Velvet”: Comienza la historia de amor entre Alberto y Ana

Antena 3 está vive una revolución con su nueva y gran apuesta; “Galerías Velvet”. Una superproducción con un casting de lujo; Miguel Ángel Silvestre, Paula Echevarría, Aitana Sánchez-Gijón y Pepe Sacristán, entre otros. Sabemos que muchos estáis ansiosos por ir descubriendo contenido de la serie y comenzar a ver los capítulos. Ya puedes disfrutar de este increíble avance en el que nos muestran las primeras imágenes en vídeo de lo que podremos ver muy pronto en la primera temporada. ¿Qué te ha parecido?

Así empieza el primer capítulo…

1958. Como cada año, las Galerías Velvet presentan su colección de temporada y esta vez, Don Rafael Márquez, su dueño, cuenta con un invitado de lujo: su hijo Alberto, recién llegado de Londres tras muchos años de formación alejado del negocio, de la familia… y de un amor inapropiado que se forjó entre las paredes del negocio familiar. Un amor cuya protagonista es Ana Rivera, la sobrina del jefe de dependientes de las Galerías Velvet.

El regreso de Alberto y su reencuentro con Ana harán tambalearse de nuevo las relaciones familiares, las tensiones pasadas y provocarán el regreso de sentimientos que todos creían enterrados. Alberto está dispuesto a luchar por Ana como no luchó en el pasado pero el destino no piensa ponérselo fácil…

Así son las Galerías Velvet

Las Galerías Velvet son el referente de la alta costura en la España de 1958.  Sin embargo no solo hay moda en las Galerías, también hay un romance que desafía todas las normas de la época. Ana Ribera es una de las modistas de las Galerías. Desde sus tempranos comienzos en el negocio familiar de los Márquez, desarrolla una gran pasión por la moda y por su oficio, aunque esa no es la única pasión que descubre. Cuando conoce a Alberto Márquez, el joven heredero de Galerías Velvet se enamora irremediablemente de él… la persona menos indicada porque ese amor es un amor correspondido, pero también prohibido. A pesar de todo, ahora ha llegado el momento de recuperar la esperanza de estar juntos para siempre, aunque tal vez haya demasiados intereses en juego como para que eso suceda.